Desde el Escritorio… Bill Bunce Nuevo Vice Presidente Ejecutivo de la ABBA

Humildad, gratitud y honor. Compromiso y resolución. Anticipación y determinación. Esto resume los sentimientos que me rodean estos días, acompañado del reconocimiento y la apreciación por la confianza que me ha extendido el Comité Ejecutivo así como la completa Directiva de la ABBA, y definitivamente con agradecimiento a muchos de mis colegas y amigos quienes tranquilamente me alentaron y explicaron con franqueza los desafíos y las oportunidades que se avecinan. A esos pocos con los que me he reunido hasta ahora, gracias. Y a los miles de miembros de la ABBA en estados unidos y en otros países, ustedes tienen mi compromiso.

Como se está escribiendo, el huracán Harvey, una tormenta que causó daños sin precedentes, ha dejado gran parte del Sur de Texas, incluyendo miles de millas de granjas, ranchos y ganado severamente dañados; y esta noche, el huracán Irma está golpeando duramente el estado de Florida con otra estela de daño sin precedentes.
Estos son golpes muy duros. Ranchos que por generaciones han sido administrados por las mismas familias serán impactados por el huracán y verán interrumpidos sus programas de cría de ganado que con mucho cuidado han planeado. Programas de cría que recién empezaron los nuevos miembros y ganaderos jóvenes probarán su fortaleza ante tal impacto. Sin duda alguna, nuestros clientes comerciales habituales, nuestros clientes y amigos serán impactados por la pérdida de cultivos, pastizales e instalaciones. Es un tiempo para unirnos. Es un tiempo para ofrecer ayuda.

Una de las cosas más reconfortantes de las que he sido parte, aunque sea a distancia, fue la inmediata respuesta de los miembros de la ABBA para mejorar las circunstancias, dando pelea a las circunstancias adversas de la tormenta y ofreciendo asistencia formal a aquellos productores que estuvieron en el camino de las tormentas. Así como agencias regulatorias tales como Comisión de Salud Animal en Texas (Texas Animal Health Commisión), que se presentaron en la batalla llevando con aerodeslizadores pacas de heno al ganado estancados por las aguas altas. Estás son cosas por las cuales estar extremadamente orgulloso. Esta es nuestra gente. Estos son los nuestros. Y creo que hablo por todos nosotros ganaderos y agricultores… Esto es el por qué hacemos lo que hacemos. Crecer un buen producto, ser “especialidades eficientes” en entornos y circunstancias difíciles y estar rodeado de amigos y colegas que están allí cuando las cosas se ponen difíciles.

A nivel mundial, tenemos nuestros desafíos comerciales así como sus oportunidades. Sin contar el mercado americano local, hay más oportunidades comerciales que lo que nosotros tenemos tiempo y recursos para ofrecer. El Trópico de Capricornio pasa por 11 países. El Trópico de Cáncer pasa a través de otros 19 más. Se trata de 30 países que tienen una necesidad, un entorno y una base de clientes que es nuestra para desarrollar. Eso ni siquiera incluye el número de países dentro de 2 latitudes. Ese es el mercado que podemos ganar si hacemos bien las cosas. Y a la inversa, es el mercado que podemos perder si no hacemos bien las cosas o si no las atendemos para nada. Primero, ya sea local o internacional, hay educación e información para ser difundida. A continuación hay exposiciones de buen ganado y buenas personas. El tipo de ganado que tiene linaje, rendimiento y expresión fenotípica que demuestran la calidad de lo que son. Y la clase de personas que están ahí para ti, cuando la tormenta azota. La clase de personas que garantizan el producto. Finalmente y la parte más difícil, es cuando alguien llega a “preguntar por la orden”. Es la oferta de venta. Si ganamos el derecho de preguntar por la orden, y si tenemos el ganado correcto en el lugar correcto, será un buen trato para todas las partes involucradas. Será una ganancia y será la base para seguir creciendo.

Los grandes fundadores de la raza sabían lo que estaban haciendo. Ellos buscaban crecer el número de miembros con el paso de los años e incrementar las ventas con cada lote de becerros destetados. Ellos dedicaron sus vidas, su sustento y sus recursos para obtener el éxito. Es nuestra responsabilidad y privilegio continuar con esto. Proteger la integridad del criador, alcanzar nuevos mercados y expandir los que tenemos actualmente.
Necesitaré su ayuda. Pero tienen mi compromiso para hacer todas estas cosas. Estoy muy agradecido y orgulloso de ser parte de la historia de esta gran cría de ganado, la Asociación y las excelentes personas detrás de.
Mis saludos afectuosos,
BILL

Lee la versión en inglés dando click aquí.

SHARE